sábado, 7 de enero de 2017

116. La tierra hueca

  
 Un libro siempre es una puerta. Viaje al centro de la Tierra de Jules Verne, precisamente porque no se alcanzaba el destino prometido, era una invitación para continuar el descenso fantástico por el abismo. Burroughs imaginó Pellucidar, un mundo de aventuras sin horizonte y sin tiempo, con un sol fijo en eterno mediodía y un paisaje cóncavo que ascendía hasta perderse de vista. El genio inventor del "topo de hierro" proporcionaba el medio para alcanzar su destino. La luz de la Luna era, en cambio, la llave para acceder a los abismos de Muria, seno del que surgió la Luna. El mundo de Abraham Merritt es más tenebroso, con seres grotescos como los akkas (cuyo aspecto puede observarse en la portada de Lawrence Sterne Stevens en la entrada 115.1). Una mezcla de algunos de estos elementos, un mundo cóncavo, un ingenio perforador, los akkas, es lo que va a encontrar Brick Bradford al pisar una inscripción que es una puerta al centro de la Tierra.

















  Primer arco argumental de la larga aventura de Brick Bradford en el centro de la Tierra. Comprende las páginas dominicales 41 a 58, publicadas originalmente del 31 de agosto al 28 de diciembre de 1935.

3 comentarios:

  1. Qué increíbles y alucinantes son las aventuras de Brick Bradford. Tienen un halo indescriptible que las asemeja con los sueños.
    Me gusta recordar que en los años treinta en USA hubo una explosión de creatividad literaria en el campo de la ciencia ficción y la fantasía. Todos seguían a Verne y Wells, pero apareció entonces la figura de Edgard Rice Burroughs que aportó un torrente de frescura e imaginación como pocas veces se ha visto en este género.

    Un abrazo, amigo. Una entrada preciosa.

    ResponderEliminar
  2. Aunque la tira diaria de Brick Bradford es anterior a Flash Gordon, la página dominical es posterior y aquí ya se nota la influencia de Raymond. Ambas series se inspiran, sin duda, en Burroughs, pero Bradford aún se mantiene aquí en el subgénero de "civilizaciones perdidas", al menos hasta salir del corazón de la Tierra y encontrarse con el profesor Southern y su Trompo del Tiempo. Buck Rogers, bien editada, también mantiene ese encanto
    de las visiones del futuro de nuestro pasado. Y hablando de Visiones, aún no me lo han conseguido, pero no desespero.
    Un abrazo, amigo Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no lo consigues, te puedo mandar el texto. Ya me dirás.
      Pensaba que se había comercializado en La Casa del Libro, pero se ve que no. Sólo debe estar en librerías especializadas, por ejemplo las de cómic, y en
      http://tienda.cyberdark.net/aefcft-g148.html
      que es la tienda más completa de estos géneros.

      Eliminar