sábado, 25 de julio de 2015

109. Matania, ilustrador




    El realismo del dibujo de Matania puede parecer fotográfico, tanto que puede inducirnos al error de interpretarlo como una instantánea, laboriosamente ejecutada, que perpetúa un ahora. Pero no es así. "Escena de la batalla de Neuve Chapelle, 1915", por ejemplo, es el resultado de una larga investigación: sus propias vivencias al visitar el frente, el testimonio de soldados y, en este caso, la reconstrucción en su propio jardín de una trinchera. Un trabajo artístico más próximo al cine que a la fotografía. Una narración engañosamente condensada en una imagen.
  Finalizada la Iª Guerra Mundial, Matania cambió los escenarios del plató de su casa. Las imágenes de la historia se sucedieron en series que encadenaba para revistas como Britannia and Eve: Famous Women of History, Tragedies and Comedies of History, Queer Tales of Long Ago... La autorepresentación de su escenario se encuentra aquí en My Studio, que incluye, a su vez, su pintura The Bath.
    Scene from the Battle of Neuve Chapelle, 1915

My Studio, 1950

 The Bath, 1923

A gift from Caesar, 1925

 Ilustración para Pirates of Venus de E.R. Burroughs, The Passing Show, 1933

Portada para The Scarlet Beast de Francis Gérard, 1938
Portada para Those About To Die de D.P. Mannix, 1958

Ilustración para Britannia and Eve

 Ilustración para Jaffery de William John Locke, 1915

Cubiculum, 1950

 A Secluded Shore

At The Edge



4 comentarios:

  1. A wonderful artist. The story behind his 'The Last General Absolution of the Munsters at Rue du Bois' is particularly striking.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thank you for your comment, Keir. I will look for more information about "The Last General Absolution".

      Eliminar
  2. Qué bien que estés de nuevo por aquí, Clement. Y por supuesto, qué maravillosa entrada sobre el gran Matania. Me encantan sus desnudos, sus composiciones, su fuerza gráfica... Un auténtico placer para la mirada y para los sentimientos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Una alegría, Jesús, que al menos durará un mes. Es un placer encontrarme con dos entradas tuyas en Pecios y sobre Antonio Bernal y con un artículo tuyo sobre El Capitán Trueno de Bermejo. ¡Fantástico!
    Renovados abrazos.

    ResponderEliminar