domingo, 21 de abril de 2013

100. Lecturas e imágenes contra la melancolía


   En un pasaje del Quijote, nuestro caballero aconseja leer libros de caballería para liberarse de la melancolía. La belleza del relato es entendida, pues, como remedio contra ese oscuro humor. Don Quijote inicia, seguidamente, una corta narración a modo de ejemplo: un caballero salta a un oscuro lago -quizás la bilis negra- para descubrir en su fondo un castillo dorado. Las bellas imágenes de Segrelles que ilustran ese pasaje gozan del mismo don, son también un remedio y un relato.
   Las dos primeras de la siguiente muestra iluminan las Florecillas de San Francisco (1923), el hermano lobo y la hermana Clara, una reivindicación de la fraternidad universal que sitúa, por ejemplo, a Santa Clara en el centro, bendiciendo los panes, y al Papa en un segundo término, a nuestra derecha.
   Las cuatro siguientes pertenecen a las Mil y una noches (1932); dos, a "Aladino y la lámpara mágica"; las otras, a "Alí Babá y los cuarenta ladrones": un genio que satisface deseos; Morgiana, de nuevo, en la danza del puñal (la versión de Freixas se encuentra en la entrada 90). Los cuentos de Sherezade también son un remedio para la melancolía del sultán.
    Por último, siguiendo el orden cronológico, Don Quijote de la Mancha (1966). Sin embargo, el orden bien podría alterarse, ya que sus ilustraciones fueron realizadas en su mayoría en el periodo 1918-1922, permaneciendo extraviadas hasta 1955. La vela de las armas a la luz de la luna, el relato de don Quijote arriba mencionado y el anochecer en el Toboso.
   De Sherezade a Cide Hamete Benengeli, de Cervantes a Segrelles, narradores de historias que hacen mejores a sus oyentes y a sus lectores.













6 comentarios:

  1. Maravillosas imágenes, como es habitual en el maestro Segrelles

    Con todo lo que nos has enseñado y lo que a buen seguro guardas en tus estanterías, podrías hacer perfectamente un amplio y hermoso estudio sobre Segrelles.


    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Ya me gustaría, Jesús, quizás algún día.
    Aunque no mencione a Bradbury -para no mezclarlo absolutamente todo-, la referencia que compartimos de Remedio para melancólicos está ahí (¿por qué en los comentarios no hay cursiva?).

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Bradbury comentó en alguna ocasión que había leído el Quijote y le había parecido una obra extraordinaria. No es extraño, pues, que la huella cervantina pueda aparecer en la narrativa del escritor de Illinois. Bradbury homenajea constantemente a sus autores preferidos y a la propia literatura. Shakespeare, Poe, Verne, Twain, Stevenson, Lovecraft y algunos otros surgen en sus relatos. ¿Y por qué no?: quizá el hombre-libro de Farenhait nos acerca nuevamente al hidalgo manchego, que al igual que los personajes de la novela de Bradbury se sabe de memoria varios textos.
    También esta la quema de libros que de alguna forma recuerda al donoso escrutinio.

    Cervantes en Bradbury. Un tema apasionante, sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apasionante es tu comentario y tu precisión. Tú me animas a escribir sobre Segrelles; pues, Jesús, lo mismo te digo respecto de Bradbury. En ambos casos se da una sensibilidad próxima a los cómics. Realmente tan sólo hay buenos narradores, artistas que son válidos por sus ideas, ya sea en la literatura, el cine o los cómics.

      Eliminar
  4. Segrelles (José) es sin duda alguna uno de los más grandes talentos --yo diría genio-- del arte moderno español, haciendo abstración de su cualidad de ilustrador. Seguramente es de los que más brillan, junto a Sáenz de Tejada, a la altura--y quizá los superan-- de los más conocidos mundialmente (Arthur Rackham, Edmund Dulac, Barbier, etc., por ejemplo, todos ellos artistas de enorme talento cuando no genio). Si no los superan están como poco a su altura... Y sin embargo a penas son conocidos fuera de un escaso público más o menos heterogéneo, y desde luego son, junto a otros que también merecen parecidos elogios, ignorados sistemáticamente por las historias del arte al uso o cualquiera que sea el medio de divulgación. Alguna vez, de forma puntual y anecdótica, pueden aparecer aquí o allá, según sople el viento político (porque en esto de recordar y valorar a cualquier artista, se mueva en el campo que sea ,tiene mucho que ver el sectarismo político) algún artículo o reseña. Pero nada de auténtico valor que levante el interés hacia ellos. En otro país con similar carga cultural, Segrelles, Tejada y esos otros a los que no nombro pero que supongo en su mente (Bartolozzi, Penagos, Llaverías, Freixas, Borges, y un muy largo etc.), sería algo común en la cotidianeidad de la cultura,aunque sólo fuese entre aquellos que dicen preocuparse e interesarse por ella(dime de que presumes...). No creo que sean muchos--incluídos esos "aficionados" a la cultura los que conozcan de la existencia del Museo Segrelles en Albaida(Valencia), su lugar de nacimiento. En fin; como una última observación quizá hubiera estado bienhaber reeditado, a un precio asequible, su justamente famos "Quijote", con esas ilutraciones que le sitúan como cai el único que resiste una confrontación con las famosas de ese otro genio del arte de l a ilustración que fuera el francás Gustave Doré, al que, por cierto, Francia acaba hace poco tiempo de dedicarle una magnífica exposición que pone en valor su arte en todas sus facetas... Pero, claro, los francese suelen estar orgullosos de lo suyo, de su cultura de sua artistas, y no toman en cuenta pormenores sectarios relacionados con las creencias privadas de cada cual... Es otro país, qué duda cabe... Y cuanto nos alejamos de lo "civilizado" con nuestra forma de actuar cicatera en reconocer la valía de lo nuestro por cuestiones baladíes en el fondo, cuánto regionalismo provinciano y caduco, cuanto odio promovido por ideologías en el fondo ni conocidas ni compartidas, cuánto patriotismo de ocasión y de "rebote"... Volviendo a Segrelles, supongo que sabrás que existe una muy buena biografía(ilustrada) por Vicente Gurrea, y que la Generalidad de Valencia tiene editados dos espléndidos libros sobre su obra para "Las Mil y una noches" y el otro más sobre sua arte , creo que en general. Yo poseo los dos primeros y un aguafuerte original del maestro, ilustración para una edición de lujo de "La Celestina"... En fin, gracias por su meritoria labor.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a ti,Federico, por esta formidable reflexión. Las mil y una noches, El Quijote, sus colaboraciones en Illustrated London News, o los menos conocidos trabajos para Estados Unidos, son suficientes para destacar a Segrelles como un autor de relevancia internacional, como tú señalas.
    Es lamentable que la valoración de cualquier autor tenga más que ver con proyectos políticos que no con el trabajo del autor. Es decir, que realmente no ensalzan al autor, sino a sí mismos. Conozco todos los materiales que indicas, salvo la edición limitada de La Celestina y los aguafuertes individualizados de cada ejemplar. ¡Menuda joya!

    ResponderEliminar