domingo, 13 de enero de 2013

97. ¡A toda pastilla!


   



   "Las intrépidas aventuras del Capitán Trueno" no eran, en general, tan intrépidas como cuando corrían a cargo de Franc Fuentes Man. Una década después (1978), en sus trabajos para Gran Bretaña se perdía la belleza de sus primeros planos, pero conservaban toda su endiablada energía. Fireball es una carrera vertiginosa, un coche que se sale de la carretera y de la página, unas ratas que huyen de un túnel y de la viñeta, una carrera contra el reloj y contra un número escaso de páginas. Aunque su obra sea fácilmente reconocible, Fuentes Man acostumbraba a firmarla y, es de suponer, que los editores británicos o la propia agencia, a borrarla. Fireball contiene un divertimento particular, dejar constancia de su autoría en todo vehículo que se cruce con Fireball, coche, moto, tren o avión. Lamentablemente perdimos el arte de Fuentes Man en 1980 a causa de una hemiplejía. Sin embargo, aún hoy sigue inédita casi toda su obra realizada para agencias (Creaciones Editoriales, Bardon Art...) y publicada en Gran Bretaña y Francia, principalmente. Con esta entrega completamos la colaboración de Fuentes Man en seis historias y dos portadas de Fireball para el semanario Bullet; pero sólo es final de una historia, porque su obra continuará.
 Bullet 21, 3 de julio de 1976.
Bullet 36, 16 de octubre de 1976.
 Bullet 108, 4 de marzo de 1978. 
 Bullet 120, 27 de mayo de 1978.
 Bullet 120.
 Bullet 124, 24 de junio de 1978.














Francisco Fuentes Manuel (1929-1994).
Gracias a Jesús Duce por las imágenes escaneadas de Bullet 120.

7 comentarios:

  1. Desatado de las primeras mordazas bruguerianas, Fuentes Man libera sus lápices y engalana su grafismo con abigarradas viñetas que no caben en las páginas. Otros muros son los que se alzan: no le permitieron firmar los dibujos (sólo lo consiguieron unos pocos grandes, Blasco entre ellos, y no siempre), pero la pericia de FM es tan atrevida y deliciosa que esparce sus iniciales allá por donde sus dibujos puedan incorporarlas, al igual que hará con otros nombres y detalles de su mundo personal.
    Dejó su huella y perpetuó su arte.

    Reflexión de paso: ¿hay algún autor en aquellos British magazines que supiera dibujar con semejante y tan hermoso barroquismo?
    Respuesta segura: ninguno.

    Gracias, Clement, por esta extraordinaria entrada, cuyo material es tan difícil de conseguir, como bien sabemos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias de nuevo, Jesús, por ponerme en la pista de las seis historias de F.M. Espero, a lo largo de este año, empezar a ordenar su veintena de historias para Warlord. En el número de Maestros de la viñeta dedicado a Fuentes Man hay un retrato de Hitler firmado en 1977, si no recuerdo mal; sin embargo, en la historieta de Warlord, a la que pertenece esa imagen, su firma ha desparecido. Es probable que eso ocurriera con más frecuencia de la deseable.
    Absolutamente de acuerdo contigo, Funtnes Man es un autor original con amplias virtudes como narrador y dibujante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un dibujante como la copa de un pino, si señor.

    Aunque tal vez nos pongamos un poco cansinos, es necesario lamentarnos de que ninguna editorial patria se decida a publicar trabajos británicos de F.M., así como de otros grandes dibujantes españoles que ilustraron montones de cómics para el Reino Unido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Evidentemente: De la Fuente, Blasco, Ortiz, García Quirós... miles de páginas de aventuras y humor (Gin, Martz Schmidt...) Trabajos siempre dignos. ¿Aún soñamos con ser editores nosotros mismos? Los fanzines cubrían una parte del espectro editorial, el que no era rentable para las editoriales. Imagino que nuestros blogs cumplen en la actualidad una función similar.
    Saludos, Mo Sweat.

    ResponderEliminar
  5. Clementcor,

    gran entrada, si señor y muy necesaria. Que página la segunda con el coche desbocado que más parece un caballo que un bólido y con el añadido de la firma en la matrícula.
    ¡Una maravilla!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Buena analogía, Tristan. Creo que Fuentes Man transmitía muy hábilmente el sentido de acción incesante y de velocidad; ideales para esta serie, Fireball.
    Es interesante apreciar como compartimos muchos de nosotros lecturas comunes. Por ejemplo, tu entrada de Johnny Hazard, recuerdo la imagen de apertura en la edición de Buru Lan y la reconozco en el Dieter Lumper, donde Pellejero debió experimentar algo similar. ¡Memorable!, como indicas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Clementcor,

    supongo que te refieres a la historia donde Lumpen se compra una casa en París. Yo también percibo la misma atmósfera en el álbum de Valerian Metro Chatelet- dirección Casiopea donde Mézieres narra escenas parisinas preciosas.

    Saludos.

    ResponderEliminar