martes, 25 de diciembre de 2012

96. Dickens, Segrelles y el espíritu de la Navidad


 Charles Dickens nos dejó la más terrorífica Nochebuena. Un viaje a la oscuridad de Ebenezer Scrooge. Un atisbo del destino que aguarda a los codiciosos -que parece salido del  Infierno de Dante-, el dolor de los afectos perdidos, la consciencia de la propia soledad y la experiencia anticipada de la inutilidad de los fines egoístas que concluyen con la muerte. Las alimañas humanas que se reparten sus despojos, mientras los ratones esperan su turno tras las paredes. Una pesadilla en cuatro estrofas a la que la Navidad pone fin. Scrooge renace y con él la promesa solidaria de felicidad.
   En 1917, José Segrelles imaginó  la Canción de Navidad de Dickens para la colección Araluce que adaptaba clásicos para niños en ocho ilustraciones: el fantasma de Marley, los codiciosos cargados con sus cadenas de cajas de caudales, el niño envejecido -espíritu de las Navidades pasadas-, el Father Christmas con su túnica verde y blanca -espíritu de las Navidades presentes-, la silente figura negra de las Navidades venideras... Imágenes que contrastan la calidez de la celebración navideña  con la azulada frialdad de lo siniestro con ese prodigioso sentido de lo fantástico  de Segrelles.







  ***

jueves, 6 de diciembre de 2012

95. Clara la douce

  En algún lugar de la Mancha nació Clara. Huyó a Barcelona de una madre alcohólica, de un padrastro abusador y de algún pariente cercano que la prostituyó para pagar sus deudas. En la gran ciudad, renovó sus desgracias, se prostituyó y fue violada. Pero, a pesar de ese bagaje de dolor, la historia de Clara es la de una feliz prostituta y madre. Bernet, Trillo y Maicas, sus autores, consiguieron convertir una tragedia en una comedia; por una parte, con la presencia de Pablito, el hijo de Clara, que acepta sin reservas a su madre y, por otra, con la ausencia de proxenetas que exploten a Clara, a Virtudes y demás colegas de profesión. Clara es una fantasía sobre las frustraciones de la sexualidad y del matrimonio. La maestría de Bernet engrandece a Clara en un mundo de hombres empequeñecidos ante su belleza. Tan sólo cuando suponen una amenaza o son objeto del amor de Clara, los personajes masculinos ganan en realismo. Si Pretty Woman era la cenicienta esperando a su príncipe, Clara Fernández es la Claranieves que hace felices a sus siete mil enanitos y no espera a ningún príncipe.

   "Clara... de noche" es una creación de Jordi Bernet, Carlos Trillo y Eduardo Maicas. Se publica semanalmente en la revista El Jueves desde 1992, habiendo superado ya las mil entregas.