viernes, 26 de octubre de 2012

94.1. Las historietas de Opisso


    
   ¿Qué se espera de un dibujante que trabajó como aprendiz junto a Gaudí? ¿Que compartía mesa en Els Quatre Cats con pintores como Rusiñol, Casas y un joven, casi de su misma edad, Pablo Ruiz Picasso? ¿Comprendían, Opisso incluido, la innovación que suponían los cómics, un nuevo arte narrativo? Llegaran o no a comprenderlo, las historietas de Opisso en  Dominguín (1915), TBO (1917), Pocholo (1931), así como en las revistas satíricas catalanas, jalonan la historia del cómic español.
   Sus historietas en la portada de Pocholo, al hilo de los festejos populares -carnaval, Todos los  Santos...-, tratan de temas que, sin duda, Opisso conocía bien: la palabrería del político y del falso poeta, la imaginación infantil, la amenaza de una guerra o el recuerdo de París. Ocho historietas que datan de 1935. Son contemporáneas las portadas para la revista "picante" Papitu.
   Y no nos olvidamos del Opisso más conocido, el de las abigarradas multitudes; auténtica urdimbre de hilos narrativos con más personajes que en una doble página de George Pérez, como veremos en la próxima entrada.