lunes, 24 de septiembre de 2012

93.2. Flash y la censura


   1934 fue el año de la aparición de Flash Gordon, pero también de la aplicación del código Hays de censura. Aunque los cómics no requerían la misma atención que la producción cinematográfica, sin duda el harén de la ciudad de los hombres-halcones o la celebración orgiástica de las efímeras victorias en el torneo de Mongo despertaron alguna alarma en el King Features Syndicate. De otro modo, resulta del todo incomprensible que Dale portara un absurdo sayo bajo las aguas en el mundo de la reina Ondina, cuyo ombligo sería el último que Raymond dibujaría en la serie.
   Todo código de censura trata como menor de edad al público al que se dirige una obra; padres incluidos, si se trata de una obra para niños. Pero, aun así, hubiera sido preferible un código Hays a las arbitrariedades que sufrió la edición de Flash Gordon en la España republicana y en la dictadura franquista.
   ¡Qué maravillas debe encerrar la obra de Raymond para fascinar a varias generaciones que sólo vieron una sombra de ella! Porque no leyeron una traducción correcta, porque no apreciaron la estructura original de la página, ni vieron los hombros ni la espalda de Dale, Aura o Azura, ni vieron el trazo de Alex Raymond, sino el de un anónimo dibujante que calcaba sus páginas.


 Aventurero 26, 5 de noviembre de 1935.

Aventurero 42, 25 de febrero de 1936.

 Aventurero 57, 9 de junio de 1936.

Leyendas 101, 1944.

 Leyendas 101, 1944.

 Leyendas 105, 1944.

6 comentarios:

  1. Cuánto daño hizo la censura en España. Y además en todos los sentidos, de forma directa e indirecta, como experiencia nefasta y como incorrecto aprendizaje.
    Algunas cosas se taparon o disfrazaron, pero otras ni siquiera se produjeron.
    Qué maravilloso hubiera sido un beso de Trueno y Sigrid dibujado por Ambrós, por Fuentes Man, o por otros autores.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tremendo, realmente tremendo...

    Solo hubiera faltado que el dibujante "calcador" hubiera firmado como Alejandro Rayito o algo parecido...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. La censura es un insulto a la razón y a la dignidad. Quienes sólo han conocido la democracia -aun con tanta corrupción e ineficacia-, no han experimentado la asfixiante vida cultural que conlleva la dictadura. No deja de sorprenderme que en el periodo de la República se masacrara igualmente Flash Gordon, Jim el Temerario, Agente Secreto X-9, Merlín el Mago...
    "Alejandro Rayito", nombre genial, debe ser autor de una obra muy abundante.
    Jesús, Mo Sweat, Alberich el Negro, gracias por vuestros comentarios y disculpad que no os haya contestado antes, ¡ni visitado vuestros blogs! durante una semana complicada.

    ResponderEliminar
  4. y sin embargo, también en los USA tuvieron su censura, autoimpuesta para evitar males mayores. Supuso el cierre de EC, pero con los años volvería con mas fuerza transformado en el underground.

    ResponderEliminar
  5. El código Hays se empezó aplicar en el cine en 1934, incluía prohibiciones que todos conocemos: camas separadas, incluidas las matrimoniales, o los ombligos, que Raymond ocultaba con algún ornamento. Pero, tienes toda la razón que la censura que se aplicó a los comic-book, a partir de Wertham, superó con creces cuanto se había prohibido anteriormente.
    Saludos.

    ResponderEliminar