domingo, 3 de junio de 2012

88. Una mirada al abismo


"Cuando miras largo tiempo a un abismo, también éste mira dentro de ti."

   El abismo como espejo, como imagen de nuestra propia naturaleza abisal. Esa parece ser la advertencia y la incitación de Nietzsche.
   La obra de Enrique Corominas, al menos la más personal, sus cómics, de los que es autor del guión, del dibujo y del color, creo que participa de la misma voluntad. En Dontar, el abismo es un remolino al pie del castillo y su señor, como también sostiene el aforismo mencionado, corre el riesgo, al luchar con monstruos, de convertirse él mismo en otro.

Dontar, 2005. 

   En cuanto a Dorian Gray, el retrato es en sí mismo una imagen del abismo de Dorian. Quizás la historia inconclusa de Dontar sea como un afluente que desemboque en la adaptación de la obra de Wilde.
    Dorian Gray, 2012.
  Respecto de su obra como ilustrador, Corominas hace de intérprete de mundos ajenos. Fácilmente se entiende que convierte el hielo y el fuego como elementos dominantes de las portadas para  George R.R. Martin. Pero, aun así, el abismo persiste, ¿qué castillo es ese de la última portada? ¿Es Invernalia o Dontar?