martes, 17 de abril de 2012

84. La dama de la luz oscura


   En 1947, en la época dorada, antes de que el Comics Code transformara el  oro en bronce, la guionista Ruth Roche narraba las aventuras de Phantom Lady junto con un joven dibujante de veinticinco años, Matt Baker.
  Phantom Lady no usaba antifaz, ni tampoco demasiada ropa, le bastaban unas palabras -imaginémonos que enmascaraba la voz- para hacer creer a su prometido que ella no era Sandra Knight, sino Phantom Lady. Lo divertido de las historias de Ruth Roche consistía en la inversión de papeles, el prometido atontado que necesitaba continuamente ser rescatado por la valerosa y deslumbrante heroína. Lo magistral de Matt Baker era cómo dibujaba y narraba cualquier escena.
Página 2, viñeta 3: el espejo contiene la acción secundaria, a modo de viñeta, pero, muy especialmente, Baker nos ofrece íntegramente de espaldas a Sandra Knight y en el reflejo a Phantom Lady que mira tanto la escena que transcurre a sus espaldas como al propio lector. Matt Baker era mucho más que un dibujante de "chicas buenas".


  Páginas 4 y 5: Baker le da un nuevo sentido al asesinato considerado como una de las bellas artes. Hay una siniestra belleza en el estrangulamiento de Lilli y más aún cuando yace muerta en el centro y a todo lo ancho de la página. Participamos de la pérdida de la bella estafadora, cuyo amante parece defender su cadáver.
  Son sólo dos detalles entre otros muchos, entre jerga de piratas y de gansters.



 De Sandra Knight a Phantom Lady.

 El escenario, Skull Island.

El novio rescatado. 












Matt Baker, 1922-1959.

5 comentarios:

  1. Está claro que Matt Baker y sus indómitas féminas nos tiene cautivados a unos cuantos. Me encanta la forma de dibujar de Baker, su versatilidad, su dominio de la figura y el movimiento, sus adorables mujeres, sus primeros planos... Todo un maestro a tener siempre en cuenta. Para mí, forma parte de los grandes autores americanos del comic-book de la primera mitad del XX.
    Lástima de su muy prematuro fallecimiento.

    Por cierto, estoy esperando como agua de mayo el libro sobre Baker que está anunciado desde hace dos años. La editorial me prometió que lo publicarían en abril y todavía estamos en ascuas.
    Recemos a los dioses.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Supongo que te refieres a The Art of Glamour, que iba a encargar a mi librero cualquier día de estos. No sé si te ocurre lo mismo, pero en cada página de Baker encuentro algo que me conmueve, auténtico talento. Como dices. es uno de los grandes de la Golden Age, junto a Eisner, Wood y los jóvenes Toth, Kubert...
    Un abrazo, Jesús.
    PD. Si te llegó ayer mi respuesta, ya sabes que este fin de semana me pongo con F.M.

    ResponderEliminar
  3. Desde luego que me pasa lo mismo: Baker es un portento del que no me quiero perder ni una viñeta. Es una pena y una vergüenza que nadie se anime a publicarlo en España.

    Recibí el mensaje y me alegro sobremanera de tu propósito, pero hazlo siempre que puedas hacerlo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Saludos, Clementcor.

    Yo dejé un comentario aquí el otro día... Y ni rastro. ¿Tendrá esto que ver también con todos los problemas que estoy teniendo en mi blog?

    ResponderEliminar
  5. Lo siento, Mo Sweat, pero no he llegado a ver tu comentario. Quizás sean problemas de este nuevo formato, que aún no domino como el otro. Espero que te haya gustado esta historia de Matt Baker.
    Saludos.

    ResponderEliminar