viernes, 6 de abril de 2012

83. La hora bruja de Stanley Pitt

Ming the Merciless por Stanley Pitt.


   Cuando Alex Raymond se alistó en 1944, hallar un artista que lo sustituyera en Flash Gordon, manteniendo la calidad y la unidad estética de la serie, debía parecer casi imposible. Pero el artista existía, aunque los editores y los lectores lo ignorasen. En apenas dos años, iba a publicar su propia versión de Flash Gordon, "Silver Starr and the Flame World", en el Sunday Sun de Sidney. Un nuevo Flash no era algo tan extraño. A mediados de los cuarenta todo el mundo adoraba a Raymond. E.P. Jacobs y Jesús Blasco, por ejemplo, producían planchas apócrifas de Flash Gordon, a falta del material original.
   En el hemisferio norte, descubrimos tardíamente el talento de Stanley Pitt  cuando sustituyó a Al Williamson en dos ocasiones (1969 y 1972) en otra serie también originalmente de Alex Raymond, Secret Agent Corrigan. Así como por su colaboración en el lujoso fanzine, Heritage 1b,  dedicado a Flash Gordon (1972).



 Secret Agent Corrigan, abril de 1972.


   Gully Foyle, obra truncada de 1967. Página de muestra en la edición española de Unknown Worlds of Science Fiction.


   Boris Karloff y Cynthia, la bella bruja de The Witching Hour, son los respectivos narradores de dos historias, más que de terror, de humor negro. Una cita a ciegas por ordenador, en 1971, que reúne a dos seres con afinidades electivas. Y una tripulación esclavista en busca de un tesoro carnal de ébano y caoba que acaba, justamente, como carne para Batu. En estos dos trabajos, los lápices y las tintas de Stanley Pitt están acompañados por los bocetos de su hermano, Reginald Pitt.














Stanley Pitt, 1925-2002.

4 comentarios:

  1. Apreciado Clementcor,

    Esta entrada suya me fascina por varias razones. Por ejemplo:

    Las historias de Boris Karloff y Cynthia me han encantado; me recuerdan, aunque no tengan nada que ver, dos series de televisión para mí muy admiradas: "The Twilight Zone" y "Tales of the unexpected" (ésta última basada en narraciones de Roald Dahl)

    El personaje que encabeza la entrada me ha transportado a las revistas originales de Flash Gordon que mi padre, como gran fan suyo que era, tenía... y a la quasi-parálisis que experimenté cuando supe que, con aquella "amplia visión" que siempre le ha caracterizado, las había hecho desaparecer "porque ya no servían para nada".

    Y, finalmente, le confieso que he quedado un poco fuera de combate con el nuevo look de su blog. No crea, me ha costado un poco descubrir cómo dejar este comentario. Serà que me estoy volviendo demasiado antiguo; claro que para alguien como yo, cuya abuela es algunos años anterior al Titanic y todavía vive, eso no seria muy extraño...

    ResponderEliminar
  2. Amigo Jordalgar,
    ¡Qué gran perspicacia la suya! Twilight Zone Y Tales of unexpected también tienen versión en cómic, justamente, de las mismas editoriales que estos trabajos, Gold Key y DC. Me duele, con tan sólo leerlo, que la colección de Flash Gordon, probablemente de formato apaisado de la editorial Dólar (¡qué nombres aquellos!), acabase desaparecida.
    El nuevo formato: busco ante todo que las imágenes puedan abrirse a tamaño real para su disfrute. Aún no he encontrado cómo hacer visible mi lista de blogs -el suyo entre ellos, por supuesto-, ni tampoco el contador, aunque éste importe menos.
    Ayer terminó mi evaluación, confío en volver a un ritmo más normal para disfrute de su blog y de muchas otras cosas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Casi no sé manejarme en este nuevo formato del blog!
    Iremos aprendiendo, como es lógico.

    Muy interesante entrada sobre Stanley Pitt, al que apenas conocía.
    ¡Siempre aprendo cosas nuevas con este maravilloso espacio virtual!

    Post. No he podido hacer mis deberes. Ando un poco liado. Además, los escaneos los tendré que hacer fuera de casa, dado que mi escáner es algo justo para las páginas del Bullet.

    ResponderEliminar
  4. Lo mismo digo con tus "pecios", amigo Jesús. Tu último rescate de Bielsa fue una auténtica sorpresa para mí, una auténtica maravilla.
    Te comprendo perfectamente respecto de todo; por una parte, también me voy haciendo poco a poco con este nuevo diseño, que espero completar; por otra, por favor, no te preocupes, no sólo es importante conseguir las pequeñas metas, también lo es el cómo lo conseguimos, sin agobios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar