viernes, 16 de septiembre de 2011

66.2. Las colinas del tiempo




"Encuentro nocturno"
Agosto de 2002
       ¿Cuál es el olor del tiempo? ¿Y cuál es su sonido?
    Marte está vacío. La cuarta expedición no ha encontrado sino ciudades muertas. El asesinato del capitán Black, de su tripulación y de las tripulaciones anteriores no ha impedido el exterminio de la vida en Marte a causa de un enemigo inadvertido, el virus de la varicela. Queda la arquitectura, quedan los libros...
  ¿Cuál es el sonido del tiempo? El de las voces que se preguntan lo mismo desde el pasado y el futuro. ¿Cuál es su olor? El del futuro, el del deseo de vivir de Tomás Gómez y de Muhe Ca la noche que les aguarda.
  Una fiel y difícil adaptación, en su silencio, de "Night Meeting" a cargo de Daniel Torres.








8 comentarios:

  1. Adaptación maravillosa, sin duda, la que lleva a cabo Daniel Torres, siendo tan difícil, como tú dices, versionar los bellos relatos de Bradbury.

    "Encuentro nocturno" es uno de los relatos que más veces he leído en mi vida.
    Cuando era joven (entre los 18 y 22 años), mi poder adquisitivo era muy bajo y no podía comprarme muchos libros, así que solía leer en las bibliotecas o directamente en las librerías.
    Recuerdo que este relato me parecía tan bonito que lo leí muchas veces en la librería de Galerías Preciados; de pie, mientras me miraba la gente y las dependientas.
    Poco después, ya pude comprarme libros y los de Bradbury fueron de los primeros que adquirí.

    Bradbury tiene historias absolutamente inolvidables. Además de su Farenhait 451, que quizá podía haber desarrollado un poco más (aunque su metáfora del hombre-libro es de una belleza inusitada), me gustan casi todos sus cuentos, sean de aparente ciencia fición o del más puro costumbrismo, se sitúen en Marte o en un pueblecito de Estados Unidos.

    Casi todos ellos han sido publicados en Minotauro, junto a Crónicas Marcianas.
    El país de octubre, Remedio para melancólicos, El hombre ilustrado, La maquinarias de la alegría, Las doradas manzanas del Sol, Fantasmas de los nuevo, Cementerio para lunáticos, etc.
    También la estupenda novela El vino del estío y algunas cosas más.

    Pocos escritores me han hecho disfrutar y soñar como Ray Bradbury.

    ResponderEliminar
  2. Apreciado Clementcor, empiezo a odiarle un poco. Yo no he leído las "Crónicas Marcianas" (sí, és posible, no ponga esa cara; hasta hace poco tampoco había leído el Quijote y he podido sobrevivir sin ningún remordimiento) pero ahora, después de ver sus dos últimas magníficas entradas y disfrutarlas como una persona de altura personalizada (lo que antes del lenguaje políticamente correcto se conocía como "un enano") casi que me dan ganas de salir corriendo a comprar el libro del señor Bradbury. Y usted sabe que últimamente vivo un tanto machacado por ciertos cambios laborales que me dejan un poco para el arrastre y con el tiempo -cronológico- un tanto limitado. No me haga usted esto, hombre de Dios. O sí.

    ResponderEliminar
  3. Mis ejemplares de Bradbury de Minotauro están gastados, pero no alcanzo tu dominio de su obra. Me atrae, en particular, su estilo elíptico de narrar. Cómo evitar los grandes momentos, pero hacerte partícipe de ellos. Y muy especialmente, el problema de la percepción, presente en Bradbury, en Philip K. Dick, en las películas de Christopher Nolan... La imposibilidad natural de sobrepasar las propias percepciones... En fin, Platón, Descartes, Kant.
    Gracias por enriquecer con tus comentarios éstas y otras páginas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Amigo jordalgar, su mensaje llega claro desde el planeta Marte, creo que usted me aconsejaría y me aconsejará correr al fnac más próximo y cargar con Bradbury y con cuantos libros pueda cargar o pagar. Ya sabe que voy camino de Júpiter o más allá, Y si Marte y Júpiter son planetas hostiles -que lo son-, al menos,nos queda el placer de las buenas lecturas y de saber que nuestros amigos siguen leyendo.
    Podemos quedar en Io o Europa, satélites de Júpiter, o cualquier cruce de caminos para degustar la cerveza romulana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Algunos de los relatos de Bradbury permanecen en mis sueños como un eco interminable, se convierten en fibra y en esencia y nunca los olvido.
    Entre algunos otros (y hay muchos, por supuesto), quiero señalar ahora el increíble cuento titulado "La sonrisa", que se halla integrado en la recopilación Remedio para meláncolicos.
    Creo que es el relato más triste y a la vez más hermoso que he leído nunca. ¿Cómo pudo Bradbury pensar en semejante argumento? (y no te lo descubro por si no lo has leído y te apetece hacerlo).
    A través de esa parquedad narrativa, de esa elipsis, como tú dices, y de palabras diminutas en personajes gigantescos, Bradbury nos ofrece historias de una singularidad nunca vista. Las dos adaptaciones que has expuesto en tu blog son buena prueba de ello.

    ResponderEliminar
  6. Ray Bradbury es uno de mis escritores norteamericanos favoritos, sin duda Crónicas Marcianas es una de las mejores colecciones de cuentos de ciencia ficción que he leído. Qué maravilla que haya un nuevo cómic que se inspire en el maestro.

    Dejo un link a mi blog (cómics, cine y arte en general) por si te animas a visitarlo: www.artbyarion.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Ante todo, Jesús, gracias por recomendarme Remedio para melancólicos. Lo encontré el viernes por la tarde. Conocía "Dragón" y el cuento sobre Picasso de las adaptaciones del Cimoc (es decir, de Ray Bradbury Chronicles). He intentado leerlo en orden, pero no lo he resistido, he saltado a "La sonrisa". Advertido por ti, no me ha parecido el cuento más melancólico, lo cual no es impedimento para compartir la tristeza por el fin de todo y la esperanza de un nuevo comienzo, aún mejor. Más desolador, puesto que he tenido que profundizar cuanto he podido, me ha parecido "Vendrán lluvias suaves..." Textos preciosos, sobre la humanidad, el arte y la cultura.
    Un abrazo, amigo Jesús.

    ResponderEliminar
  8. Arion, ya me tienes de seguidor en tu blog, voy a disfrutar con su lectura varios días seguidos. Te comento.

    ResponderEliminar