martes, 16 de agosto de 2011

64. Enmascarados

  El Encapuchado, un pulp tardío de G.L. Hipkiss, salvo en la España de 1946 que intentaba recuperar el tiempo interrumpido y perdido hacía ya diez años. 
 Milton Drake, un multimillonario que bajo la capucha combate el crimen en Baltimore, Miami, Nueva York y otras ciudades inalcanzables. 
 Hipkiss, Guillermo López, supo urdir el argumento de cada episodio con el hilo principal de la serie que avanzaba novela a novela. 
  A pesar del título, el auténtico protagonismo de la serie recaía en sus heroínas, también enmascaradas, la Antorcha y, posteriormente, Máscara Negra. 
 Francisco Darnís aportaba, además, generalmente, cuatro ilustraciones por número. 
 La Antorcha, envuelta en seda roja, Máscara Negra, con capa blanca, Milton Drake y el inspector Grimm, en permanente conflicto entre su amistad con los enmascarados y su deber como agente del FBI... Tan sólo una muestra.
La muerte navega, noviembre, 1946.
"... tendido en el suelo en medio de un charco de sangre había un hombre..."
"Durante un segundo se la vio erguida, azotado su vestido por el aire."
"-Enciende de una vez, Milton."
Cargamento humano, diciembre, 1946.
"El contenido de la caja no podía ser más macabro."
"Dejó que Grates se lanzara hacia adelante..."
"¡Crac! El proyectil alcanzó a Ku en la garganta".
Bajo la sombra del cadalso, diciembre, 1947.
"¡No!¡No! ... ¡Yo no le he hecho nada! ..."
"... y salió de casa acompañada..."
"¿Qué intenciones tiene Máscara Negra? ¿Lo sabes?"
Fardos, tablones y tiros, diciembre, 1947.
"... ¡los muertos no hablan!"
"... soltó la pistola y cayó al suelo..."
"Grimm alzó la pistola y..."

martes, 2 de agosto de 2011

63. Escenas de la Antigüedad


   

   Una noche en Ur, cerca del 2500 a C., la invención del ladrillo ha permitido la construcción de las torres-templo, como la del Dios-Luna. Dos mil años después, la última noche de Cartago: Asdrúbal, de rodillas ante Escipión, da a la espalda a su mujer, que maldice su cobardía antes de arrojarse a las llamas.
 Las imágenes de Grecia son, en cambio, luminosas. Los guerreros espartanos que reciben al maestro lisiado enviado por Atenas para que derroten, bajo su guía, a los mesenios y  así se cumpla el oráculo que augura su victoria. El último argumento del orador Hipérides, que defiende a la hetaira Friné de la acusación de impiedad: su desnuda belleza. Las dos últimas imágenes ilustran la vida cotidiana. El trabajo -el vendedor de ánforas y la mujer que transporta la suya con ambos brazos- y la indolencia -las mujeres recostadas y los niños jugando en el suelo-.
  José Segrelles pintó estas seis ilustraciones para la Historia de las Naciones de la editorial Seguí, aproximadamente, en torno a 1920. Segrelles firma sus obras, pero advirtiendo que, en algún caso, se trata de copias de obras de N.A. Curtin y de E. Klimsch.