sábado, 23 de abril de 2011

59. La tercera salida de don Quijote



 Libro sobre libros, con personajes que no sólo han leído su primera parte, sino que son conocedores también de la versión bastarda de Avellaneda, y que reivindica su condición de auténtico apócrifo, escrito en árabe por Cide Hamete Benengeli y vertido al vulgar castellano por algún oscuro autor.
 La aventura se inicia. Aunque cierren su paso la sobrina y el ama (imagen 1), Sancho trae noticias de cómo se han recibido sus anteriores andanzas y trae también al bachiller Sansón Carrasco, con  hábito de estudiante (imagen 2), que pide alguna explicación sobre pequeñas incoherencias de la primera parte, como la inexplicable desaparición del asno de Sancho, luego vuelto a aparecer (imagen 3).
 En un prado se encuentran con unos aldeanos que transportan las figuras de un retablo. Don Quijote identifica y da cuenta de cada una, la primera, don San Jorge, defendedor de doncellas (imagen 4). El último caballero, al enterarse en una venta de sus apócrifas aventuras en Zaragoza contadas por Avellaneda, decide evitar esta ciudad y dirigirse a Barcelona. Con la ayuda del bandolero Roque Guinart, llegan a la playa, frente a la ciudad, en la noche víspera de San Juan (imagen 7). En esa misma playa, el Caballero de la Blanca Luna, es decir, el bachiller Sansón Carrasco, pondrá fin a sus andanzas (imagen 9). Don Quijote, ya desarmado, vuelve finalmente a su hogar.
 Una selección de las ilustraciones, fruto de una lectura dilatada y atenta de Segrelles, de la Segunda parte del ingenioso cavallero don Quixote de la Mancha.










4 comentarios:

  1. La versión de Segrelles es una de las más hermosas del Quijote, además de ajustarse casi mágicamente al pensamiento cervantino.

    ResponderEliminar
  2. Disculpa, Jesús, por tardar en contestarte, pero ha sido una semana particularmente estresante. ¿Conoces la historia de los originales del Quijote extraviados durante años y encontrados a principios de los sesenta? Sus ilustraciones del Quijote abarcan, pues, un periodo muy dilatado; cerca de 40 años entre las primeras y las últimas. Me gustan las de Doré, pero prefiero las de Segrelles, no sólo por la luz y el color, sino por el sentido de la ilustración.
    Un abrazo, Jesús.

    ResponderEliminar
  3. The great Spanish cartoonist Esteban Maroto hand-carried a copy of this rare edition on a flight to New York for me, though he didn't know me (mutual friend Barry Klugerman arranged it) except as a fellow Segrelles fan. Thank you again, Esteban!

    Segrelles is without equal.

    ResponderEliminar
  4. Dear Mr. Chadwick,
    thank you so much for your two messages. I am Clemente Córdoba, a great fan of comic books in general and of your work in particular.
    Your comment means a lot to me.
    Best regards
    Clemente.

    ResponderEliminar