martes, 22 de febrero de 2011

56.2. Fábulas Japonesas



  "Hace mucho, muchísimo tiempo, vivía en... la provincia de Nara, en la de Echigo, en Mutsu, Tango, Shinshin..." Un tiempo remoto en localizaciones remotas. El esquema del cuento de hadas se repite con variantes cuento a cuento: un gorrión que resulta ser un hada, una tortuga que es una princesa. Otras variaciones parecen más peculiares, matrimonios ancianos sin hijos que encuentran una descendencia inesperada: la hija de la Luna; Momotaro, el hijo de melocotón. Y de modo recurrente, en varios cuentos, reaparece el palacio de Rin Jin, el Rey Dragón de los mares; fuera del tiempo, en el fondo del mar. El dibujo minucioso y ornamental de Freixas da forma a todas esas maravillas. Un rico acervo de fábulas que bien podría descubrir Bill Willingham.

domingo, 13 de febrero de 2011

56.1. Cuentos de Hadas Japoneses



   "-De todas aquellas ilustraciones para cuentos, ¿de cuáles guarda mejor recuerdo?
  "-Digamos que las que hice para los Cuentos Japoneses." Responde Emilio Freixas a la pregunta de Francisco de la Fuente. Y algo más adelante, en la misma entrevista, añade:
  "Lo que sí recuerdo es la fecha de los Cuentos Japoneses. Fueron en el año 38, o sea en plena guerra. Y así se pasó la guerra civil."
  Mientras Freixas dibujaba en Barcelona, el editor Pablo Molino continuaba publicando en Buenos Aires. Por lo que, al finalizar la guerra, pudo sacar al mercado una nueva colección de cuentos populares, cuyo primer título fue Cuentos de Hadas Japoneses. Cuarenta ilustraciones de Freixas que acompañaban a veintidós cuentos: Reyes Dragón, animales de rasgos humanos, madrastras y un poco de antropofagia. Freixas iluminaba la fantasía del antiguo Japón, antes de Tezuka, del manga, de Pearl Harbor...