sábado, 25 de diciembre de 2010

52. Almanaques


Los diez almanaques de Chicos de la década de los cuarenta marcan la mejor época de la revista, desde la aparición de Cuto (Chicos 143, 27/11/40) hasta la última colaboración de Freixas (Almanaque para 1950). Las dos portadas de Emilio Freixas juegan con la autorreferencia, la portada que encierra a la portada, no hay otra realidad que la del propio tebeo, aunque el precio para adquirir ese sueño fuera inalcanzable para la inmensa mayoría de la época. Jesús Blasco rompe el círculo de la autorreferencia, pero mantiene la cita a la propia revista; el niño de Blasco, con pantalones agujereados y zurcidos, lee "El Caballero Sin Nombre" de Freixas, cabecera y precio incluidos. Las restantes portadas de Blasco son de una calidad inigualable entonces y aún ahora, pero ¿no son sorprendentemente tristes, como portadas navideñas, el niño que tiene a su espalda los regalos y el Papá Noel y el niño con los ojos entrecerrados?














¡Feliz Navidad!

4 comentarios:

  1. Te deseo lo mejor para ti y los tuyos (intuyo que este pequeñín es uno de ellos).
    Portadas magníficas, sin duda. La maestría de Freixas y de Blasco es apabullante, además de hermosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Aciertas en todo. F.M. está en el correo tradicional, debería llegarte, a lo sumo, en los próximos 2 días. Creo que ya sé que problema tengo con el mail, acabo con la actualización de Darnís y pruebo de nuevo.
    Mis mejores deseos de familia, amigos y cómics (cine, música, literatura...) también para ti.

    ResponderEliminar
  3. Sobre cada una de estas portadas se podría escribir todo un tratado. No lo voy a intentar, ya te lo digo ahora, básicamente porque me siento incapaz de manejar el shock emocional que me producen -especialmente las portadas de 1943, 44 y 45- y aún más incapaz de traducirlo en palabras.

    Así que me he limitado a bajármelas para mi colección particular. Ignoro si eso vulnera la "ley Sinde" pero me da lo mismo. Hay cosas que no son patrimonio de nadie porque son patrimonio de todos. Y las emociones, como las que provocan la contemplación de estas portadas, son exclusivamente íntimas y además descaradamente universales. Los humanos -y los medio vulcanos como yo- somos así de paradójicos.

    Conque a la porra la ley Sinde y mis más tórrido homenaje a ti y a tu scanner, que los dioses guarden muchos años (a los dos). Y por cierto, un besito al niño de mi parte.

    ResponderEliminar
  4. Amigo jordalgar, no creo que vulnere ninguna ley galáctica o intergaláctica; la portada más reciente es de hace 61 años, época en la que ni tú ni yo habitábamos esta ciudad, aunque Freixas transitara por el Poble Sec y Blasco por San Gervasio. Ya que invocas a los dioses, tendríamos que quedar para escanciar unas copas en honor de Baco.
    Mis mejores deseos para el nuevo periodo: buenas lecturas, buenas amistades, nuevos proyectos...

    ResponderEliminar