sábado, 20 de noviembre de 2010

50.1. El viaje de Eneas


La Eneida de Virgilio se presta, sin duda, a la ilustración de escenas épicas y de fantasía, propias de los mitos; José Segrelles, por el contrario, prefirió destacar antes el atardecer de la derrota de Turno que la victoria de Eneas, o el fin del amor de la reina Dido, que se mata con la espada de su amante, Eneas, o la caída de Troya con la muerte de Laoconte y sus hijos sobre el fondo del caballo de Ulises. Segrelles, como ya vimos anteriormente con motivo de la caída de Camelot o de Jerusalén, prefiere la melancolía de la derrota al enaltecimiento de la victoria. No renuncia, en cambio, al atractivo del mito, la fuerza de Eolo que, por petición de Juno, aparta las montañas para liberar los vientos que harán naufragar a Eneas; las Arpías que impiden el descanso de los troyanos; el descenso a los infiernos, ante Cerbero, acompañado por la Sibila; y el divino Tíber, personificado como un anciano, que señala a Eneas el fin de su viaje. Otro trabajo destinado a los niños de hace casi un siglo que no es una obra menor.









6 comentarios:

  1. Bravo! tu trabajo en este blog es fundamental para la historia del Arte.

    ResponderEliminar
  2. De nuevo, un buen manojo de ilustraciones del maestro Segrelles, que forman parte de una recuperación tan necesaria como extraordinaria.

    ResponderEliminar
  3. Kraustex, ante todo un placer tenerte de vuelta. Tu elogio me enorgullece viniendo de ti, cuyo blog sí es fundamental para la historia del cómic español. Visité Gandía en un día de lluvia con iglesias cerradas y salas de pintura también cerradas, lo intentaré de nuevo.Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Ray, gracias a ti y a Jose, pues son vuestros ejemplares de La Eneida los que están aquí escaneados. Para seguir un orden lógico, este fin de semana, espero, La Divina Comedia.

    ResponderEliminar
  5. Jesús, te acabo de enviar un correo sobre Fuentes Man, espero que en esta ocasión te llegue; házmelo saber, por favor, si no es así. Espero ansioso tu próxima entrega.
    Abrazos.

    ResponderEliminar