miércoles, 27 de octubre de 2010

48.2. ¡Con Garra!


   Otra muestra del buen hacer de Fuentes Man en las revistas británicas. Más libre que en sus trabajos coetáneos para Bruguera, los dibujos de Fuentes Man se expanden, menos viñetas en cada página, paneles abiertos, sin más línea que la del dibujo, e incluso ¡dibujos a doble página! ¿No apreciaban en Bruguera que sus colaboradores realizaban sus mejores obras para Inglaterra?
   En la carrera de hoy, Haití a lo James Bond, el culto del Barón Samedi, Señor de los cementerios, una persecución -¿en Haití o en Alicante?- y un pecio sumergido con un tesoro.
   Agradecemos a Jesús Duce sus informaciones sobre los episodios de Fuentes Man en Bullet y sobre su versión española, Garra de Fuego. Intentaremos rescatarlos.










domingo, 17 de octubre de 2010

48.1. Como una bala


   Fireball for hire, resuelve misterios, rescata tesoros... Fuentes Man se encargó, al menos, de dos de sus aventuras: "Race to the death againts the Hell Riders" y "Race for life from a voodoo killer". Persecuciones, una pintura desaparecida debajo de otra pintura, un artista con más deudas que Vázquez, un héroe de alquiler irreverente que siempre tiene a mano un busto para colgar el casco. Un buen trabajo de Fuentes Manuel de 1976.








(continúa)

domingo, 10 de octubre de 2010

47. Who's That Girl?


"Margarita", una tira de Francisco Darnís, apareció en la revista para niñas Florita en 1949. Siempre al ritmo de tres viñetas, la niña-mujer, con aspecto de Veronica Lake, decubría el mundo. En sus primeras tiras, se presenta al personaje, su madre, padre, abuelo ... Precavidamente, Darnís intenta hacernos creer que Margarita tiene siete años, pero algún censor apreció en exceso la longitud de sus piernas y obligó a su creador a alargar la longitud de sus faldas. En una entrevista de 1961, Darnís declaraba: "Por encima de los recursos del oficio y de las técnicas del tratamiento, hay que tener siempre presente que el movimiento es el alma de toda historieta. El movimiento reflejando la máxima espontaneidad, ha de verse incluso cuando los personajes están quietos, para que no parezcan envarados. Y, cuando se muevan, con ellos se han de mover también las prendas que lleven, haciéndolo de una manera natural." Eso es Margarita, espontaneidad y movimiento.





















sábado, 2 de octubre de 2010

46. La melancolía artúrica


Los caballeros de la Tabla Redonda fue una de las primeras colaboraciones de José Segrelles para la colección Araluce. Al tratarse de una adaptación para niños, se mutiló totalmente la historia de amor entre Lancelot y Ginebra, pero el relato amputado se hace sentir en todos los demás.
Por las armas se prueba el amor, el Príncipe Geraint desconfía de la fidelidad de su esposa por la amistad de ésta con la reina Ginebra (láminas 1 y 2); la hermosa Elaine, el lirio de Astolat, llega muerta a Camelot portando en su mano su declaración de amor y de reproche por no haberle correspondido Lancelot (lámina 3); Sir Pelleas duda si se trata de pruebas de amor o de desprecio de la dama Ettarde (lámina 4); Gareth vencerá a caballeros de todos los colores, pero sus damas siempre pondrán nuevos obstáculos a su amor (lámina 5).
En las últimas imágenes, Sir Galahad, indemne por su pureza frente a un ser demoníaco, y el momento en que, por última vez, ve el Grial (láminas 6 y 7). La última imagen corresponde, evidentemente, a la muerte de Arturo; Sir Bedivere arroja Excalibur al lago, que es recogida por una mano masculina. Retazos de Malory y Tennyson, con toda la melancolía que consigue transmitir Segrelles.