sábado, 18 de septiembre de 2010

45.2. El navegante del cosmos


  En la rivalidad de la guerra fría y de la carrera espacial, las palabras también competían por imponerse unas a otras, marcando supuestas diferencias. "Cosmonautas" era el término reservado para los tripulantes de la U.R.S.S., así como "astronautas" lo era para los de EE.UU. El título, pues, de "Gálax, el cosmonauta" era significativo y arriesgado en la España de 1968. Aunque en los cómics de ciencia-ficción, las naves espaciales acostumbren a destacar inmediatamente, en el trasfondo de las historias se suele encontrar lo más interesante. Las aventuras de Gálax se sitúan en un futuro muy próximo a la fecha de su publicación, la modernidad de la época. Mora lo hace explícito en la segunda historia; estamos en la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, al iniciarse las aventuras cortas del último periodo, el marco temporal se ha desplazado, las mochilas-cohete han evolucionado, los coches vuelan; estamos en el siglo XXI.







  Una nave de la Soyuz Soviétskij Socialistíchiekij Respúblik (CCCP) vuela próxima a otra de Estados Unidos en una misión de rescate. El único superviviente de la primera intenta advertir del peligro que les amenaza a los de la segunda. En el futuro de Mora, la U.R.S.S. y EE.UU. coexisten pacíficamente bajo el amparo, al parecer, de una legislación mundial de las Naciones Unidas. Personajes positivos con nombres de resonancias a la Europa del Este -particularmente para la época- se suceden en las distintas aventuras: Sergio Darvo y su hija Nadia; Sonia, la cosmonauta de Baikonur; la coronel Milena Rader. Una reivindicación humana -otra no hubiera sido posible- para combatir la demonización de los comunistas.



Sonia (dibujos de Rafael Ramos).


Nadia Darvo.


Coronel Milena Rader.

En su tramo final, la serie no sólo se aleja en el tiempo, sino que se aproxima al Flash Gordon de Dan Barry (y Harvey Kurtzman) y no tan sólo por parte de Víctor Mora, sino también de Fuentes Man; la pandilla-espacial recuerda, obviamente, a los "cadetes del espacio". La máquina del tiempo, descubierta por Gálax, abría nuevas posibilidades argumentales, a la vez que mantenía otra de las constantes de la serie: la presencia alienígena limitada a los vestigios de civilizaciones perdidas.


"Sieteciencias", es decir, "Setciències", después corregido por "Sabelotodo".


Juanjo y Pili.


"Comemás".


  ¿Metacomentario de Mora? "El bajel del desierto" por Víctor Mora y Ángel Pardo en el Capitán Trueno de 1960.

(Concluirá)

6 comentarios:

  1. Interesante entrada. Fuentes Manuel me parece uno de los dibujantes más elegantes y personales de su generación. La colección de Joyas Literarias Juveniles de Bruguera da buena fe de ello.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Interesante. Fuentes Man es un auténtico clásico de nuestro cómic. Hay mucha gente que lo considera como el mejor dibujante del Capitán Trueno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Bellísima entrada.
    Maravillosas viñetas del elegante y siempre vistoso Fuentes Man.
    Como ya hemos dicho muchas veces, Fuentes Man es un autor que merece una recuperación en condiciones, incluyendo su material foráneo que es excelente.

    UN abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Entiendo que el valor de un autor no está ni en su calidad media ni en la cantidad de su producción, sino en sus propias cimas, sus logros personales. Mi selección de imágenes intenta responder a ese principio; en el caso de Fuentes Manuel, creo que sus puntos fuertes son la expresión de emociones, la construcción de ambientes que salvan flojas historias, la planificación de picados y contrapicados y me parece que la lista podría proseguirse aún más.
    Sin embargo, esta entrada no está pensada para destacar el trabajo de F.M., sino el de Víctor Mora. Por lo cual me alegra que aun así se perciba la belleza de su trabajo.
    Gracias a José Aguilar, Mo Sweat (espero incorporarme a tu debate en tu próxima entrada) y a Jesús Duce.
    En la tercera parte intentaré resolver la cuestión que nos planteó Jesús, ¿existen historias originales de Galax posteriores a 1969 o son reediciones? Cuento con tu ayuda, Jesús.
    Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Víctor Mora es otro de mis autores más admirados. Sin él, no hubieran sido posibles muchas de las maravillas de las que estamos hablando, sin menosprecio de los grandes dibujantes que las llevaron al papel.

    Tus deseos son órdenes, amigo Clementcor. En cuanto pueda, compruebo con detenimiento el material que poseo de Galax, que desgraciadamente no tengo completo, y hablamos sobre el particular.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Por favor, Jesús, sin agobios. Y si puedo corresponder a tu amabilidad, cuenta conmigo para lo que necesites.
    Abrazos.

    ResponderEliminar