domingo, 26 de septiembre de 2010

45.3. El 2001 de Gálax


   Las dos últimas historias de Gálax fueron publicadas en Din Dan sin título alguno en 1969. Pero Jesús Duce, siempre al rescate de pecios, nos aportaba la pista para identificarlas como las posteriormente tituladas "Enigma cósmico" y "Llamada de socorro" en su reedición en DDT, títulos coherentes con sus respectivas tramas. En cuanto a Jesús le sea posible, nos confirmará si aquí acabó la pequeña odisea de nuestro cosmonauta.




















sábado, 18 de septiembre de 2010

45.2. El navegante del cosmos


  En la rivalidad de la guerra fría y de la carrera espacial, las palabras también competían por imponerse unas a otras, marcando supuestas diferencias. "Cosmonautas" era el término reservado para los tripulantes de la U.R.S.S., así como "astronautas" lo era para los de EE.UU. El título, pues, de "Gálax, el cosmonauta" era significativo y arriesgado en la España de 1968. Aunque en los cómics de ciencia-ficción, las naves espaciales acostumbren a destacar inmediatamente, en el trasfondo de las historias se suele encontrar lo más interesante. Las aventuras de Gálax se sitúan en un futuro muy próximo a la fecha de su publicación, la modernidad de la época. Mora lo hace explícito en la segunda historia; estamos en la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, al iniciarse las aventuras cortas del último periodo, el marco temporal se ha desplazado, las mochilas-cohete han evolucionado, los coches vuelan; estamos en el siglo XXI.







  Una nave de la Soyuz Soviétskij Socialistíchiekij Respúblik (CCCP) vuela próxima a otra de Estados Unidos en una misión de rescate. El único superviviente de la primera intenta advertir del peligro que les amenaza a los de la segunda. En el futuro de Mora, la U.R.S.S. y EE.UU. coexisten pacíficamente bajo el amparo, al parecer, de una legislación mundial de las Naciones Unidas. Personajes positivos con nombres de resonancias a la Europa del Este -particularmente para la época- se suceden en las distintas aventuras: Sergio Darvo y su hija Nadia; Sonia, la cosmonauta de Baikonur; la coronel Milena Rader. Una reivindicación humana -otra no hubiera sido posible- para combatir la demonización de los comunistas.



Sonia (dibujos de Rafael Ramos).


Nadia Darvo.


Coronel Milena Rader.

En su tramo final, la serie no sólo se aleja en el tiempo, sino que se aproxima al Flash Gordon de Dan Barry (y Harvey Kurtzman) y no tan sólo por parte de Víctor Mora, sino también de Fuentes Man; la pandilla-espacial recuerda, obviamente, a los "cadetes del espacio". La máquina del tiempo, descubierta por Gálax, abría nuevas posibilidades argumentales, a la vez que mantenía otra de las constantes de la serie: la presencia alienígena limitada a los vestigios de civilizaciones perdidas.


"Sieteciencias", es decir, "Setciències", después corregido por "Sabelotodo".


Juanjo y Pili.


"Comemás".


  ¿Metacomentario de Mora? "El bajel del desierto" por Víctor Mora y Ángel Pardo en el Capitán Trueno de 1960.

(Concluirá)

sábado, 4 de septiembre de 2010

45.1. Un futuro del ayer


   A Javier Picó

   En enero de 1968, se publicaron los últimos episodios de El Capitán Trueno Extra escritos por Víctor Mora y dibujados por Fuentes Man; simultáneamente, en los cuadernos de la colección Superaventuras, se recogían también episodios de Fuentes Man que, sin duda, provenían de la revista que finalizaba su andadura.
  Apenas un mes después, un nuevo título reemplazaba al anterior, Bravo, una inusual revista de aventuras de Bruguera con tesoros en su interior: Fort Navajo, Michel Tanguy, Aquiles Talón, Topolino y el Gálax de Víctor Mora y Fuentes Man.
  La nueva serie nacía, seguramente, con escaso margen de preparación. En su segunda aventura, Bravo 9-17, Fuentes Man no era el autor completo de todas las páginas. Y en la tercera, fue sustituido por Rafael Ramos. A partir de aquí, se sucedieron tres aventuras cortas de 10 páginas (las anteriores eran de 32), una de Rafael Ramos y dos de Fuentes Man.
 Quedaban aún otras tres historias cortas que se publicaron fuera de Bravo; por orden cronológico, Almanaque de El DDT para 1969 y Din Dan 49-54 (enero-febrero de 1969). En pleno auge de la carrera espacial, Gálax no alcanzó la noche en que el Apolo XI pisó la Luna.



El coronel Galax, dibujante en sus ratos libres.



Laura Martin (o Martín), bióloga.


Daniel Martin, hermano de Laura, físico y poeta de la escuela de Fideo de Mileto.


Arturo Aster, más tarde Arturo Rubio, experto en telecomunicaciones.


¿El profesor Zarkov? No, el profesor Rendo, jefe del CMIE.







Mora ya sabía que Fuentes Man no necesitaba textos de apoyo.

(Continuará)