sábado, 6 de febrero de 2010

32.1. Poe y Segrelles


En el número de Navidad de 1935, The Illustrated London News recogía la que iba a ser la última colaboración de Segrelles en la revista: "Mystery and Imagination", seis ilustraciones de otros tantos relatos de Edgar Allan Poe.

"Berenice".
En el ambiente brumoso de la biblioteca, la presencia de Berenice es incierta, fantasmal, pero su luminosa sonrisa, la intensa blancura de sus dientes, despierta una mórbida obsesión en su prometido y primo que le llevará hasta la mutilación de Berenice.

"El tonel de amontillado".
Montresor a punto de culminar su venganza, a causa de un insulto, sobre Fortunato, emparedándolo en un nicho de las catacumbas de su palacio. Aún se atisba el disfraz de carnaval de Fortunato, el gorro cónico con cascabeles de bufón.

"El escarabajo de oro"
En la séptima rama de un árbol, un cráneo dorado por los últimos rayos del sol de poniente, por su cuenca derecha cuelga el escarabajo dorado. Segrelles refleja fielmente el error que ha cometido Jup al seguir las instrucciones de su amo. La luz anticipa el tesoro del capitán Kidd.

"El sistema del doctor Tarr y el profesor Fether".
De nuevo la locura, la farsa de los locos que se han apoderado del manicomio llega a su fin cuando Mademoiselle Salsafette empieza a "vestirse por fuera".

"La máscara de la muerte roja".
El reloj de ébano marca la última hora del día en el último salón que nadie se atreve a pisar, la muerte no oculta su rostro. El primero que cae es el príncipe Próspero, le seguirán todos sus invitados.


"El gato negro".
El gato tuerto triunfante sobre el cadáver corrompido, azulado, emparedado en el sótano. Sus maullidos han descubierto al frío maltratador que ha asesinado a su esposa.

No era una amable visión para las Navidades de 1935, Segrelles no se ocupaba, en esta ocasión, de una representación realista de las fantasías orientales, sino de la locura, la maldad y la muerte.

11 comentarios:

  1. Maravillosas ilustraciones. Me quedo con la del tonel de amontillado, que tiene mucha fuerza, la del sistema del Dr. Tarr y el profesor Fether, espectacular y la de la máscara de la muerte roja, realmente fantasmagórica.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Increíbles ilustraciones del maestro Segrelles!
    Me parecen en verdad impactantes. ¡Y con qué dominio de la luz!

    Por cierto, Poe es uno de mis escritores preferidos y más admirados.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. GRACIAS++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

    ResponderEliminar
  4. Gracias amigos, a ver que os parece la comparación con Berni Wrightson.

    Mo, ¿has visto The Vikings de Buscema colgada en un blog? Sé que corresponde a Four Color 910, pero no recuerdo dónde lo vi.

    Jesús, hacía años que no releía a Poe y me sigue pareciendo magistral: tempo, atmósfera y, lo más importante, ideas (p.e. la irracionalidad del mal, lo que Poe llama "el demonio de la perversidad").

    Ray, como siempre, gracias por tu colección de The Illustrated London News.

    ResponderEliminar
  5. Pues no, pero si lo recuerdas dímelo... le tengo ganas a esos trabajos de la época Dell.

    ResponderEliminar
  6. Que buenas ilustraciones de Segrelles. Había visto varios trabajos de este maestro, pero, no me explico porque no ahondé en buscar más cosas de él. Gracias por haberme hecho recordar que tengo esa tarea pendiente.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a ti, Oswaldo, por pasarte por aquí. Para dentro de dos semanas, aproximadamente, preparo Los caballeros del rey Arturo, un Segrelles anterior a 1920, espero que te interese.

    ResponderEliminar
  8. maravillosas imagenes de los relatos del gran Mr. Poe, vientos y me da mucho gusto encontrarme a sus admiradores. vientos, saludos

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Marco R, por tu comentario. Entre mis planes a corto plazo, está recuperar las 8 ilustraciones de Segrelles para la edición de los cuentos de Poe de Araluce.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Queda claro que estamos ante la obra de un auténtico genio, un maestro que en países como Gran Bretaña o Francia (por citar sólo dos) estaría así considerado. Por cierto que soy el feliz poseedor de una extensa colección de obras ilustradas por el gran artista valenciano -y español, por supuesto-, entre ellas esa edición de los cuentos de Poe de Araluce, y de un aguafuerte de su propia mano, uno de los tesoros de mi colección de grabados originales (quiero decir que no son reproducciones fotomecánicas o similares).
    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  11. Federico, mis disculpas por no haber dejado constancia, al menos, de mi agradecimiento por tu comentario. Mis perspectivas han cambiado y espero, en breve, disponer de más tiempo libre.
    Totalmente de acuerdo contigo en la valoración de Segrelles. ¡Qué maravilla poder gozar de un aguafuerte original suyo!
    Saludos y gracias.

    ResponderEliminar